Handcrafting wine since 1996

  • Instagram - White Circle
 

En el año 1996, el enólogo Alvaro Espinoza junto con su esposa y familia, plantan una pequeña propiedad de una hectárea en Maipo alto,  concretando un sueño que yacía en la familia durante décadas: elaborar un vino personal, hecho a mano, solamente guiado por el instinto, la nariz y la convicción de poder expresar de forma honesta los nobles suelos de Maipo.

Desde su comienzo, Antiyal se abrió camino solitariamente en la producción boutique, Premium, de propiedad 100% familiar y enfocado en la agricultura orgánica y biodinámica, elementos inéditos en la escena del vino chileno para entonces. Actualmente, estos valores siguen guiando a la viña, que hoy se alza como una de las pioneras en practicar la biodinámica en Chile.

La calidad de los vinos obtenidos ha servido de inspiración para otros proyectos, que se han aventurado en prácticas sustentables, orgánicas y biodinámicas.

El año 2003 se planta El Escorial, en los pedregales de la precordillera andina de Maipo. Hoy en día, contamos con algo más de 10 hectáreas plantadas con Cabernet sauvignon, Carmenere, Syrah, Petit verdot y Garnacha. Todos nuestros vinos provienen de las viñas que cultivamos siguiendo un enfoque holístico, respetando el carácter propio del terroir, y conservando su habitad. 

Anualmente producimos alrededor de 50.000 botellas de vino que representan a este privilegiado valle en mercados como Francia, Estados Unidos, Canadá, Bélgica, Suecia, China, entre otros.

VINOS

Los vinos provienen de nuestras viñas en los pies de la cordillera en Maipo. Todo certificado orgánico por Ecocert y biodinámico por Demeter.

 
 

Biodinámica

Elegimos este enfoque ya que permite una expresión más autentica de la individualidad del campo. Esto se posibilita a través de la minimización del insumo externo. Queremos crear un ambiente sano para las plantas, llevar el suelo a su estado natural y expresar en los vinos sus condiciones únicas.

Vemos la tierra como un ente vivo; para que su fertilidad se mantenga hay que mantenerla viva. Para esto estimulamos la microbiología a través de los preparados biodinámicos, que consisten en diversas flores medicinales fermentadas en recipientes específicos, así como también existen preparados de estiércol de vaca. Estas fermentaciones generan un crecimiento exponencial de la microbiología  tanto en cantidad como en diversificación de las especies. Luego estos productos se aplican en el suelo y en las plantas en momentos específicos del año agrícola, incrementando niveles de microbiología y materia orgánica, a la vez facilitando la relación entre los nutrientes y las raíces.

En biodinámica concebimos a la viña como un organismo individual, respetamos los ritmos naturales de la naturaleza, buscamos un crecimiento y diversificación de la biología y organizamos nuestras distintas labores agrícolas procurando seguir un calendario que toma en cuenta los movimientos del cosmos en su relación con los procesos biológicos del suelo. Todo esto va de la mano con nuestro entendimiento de la materia como una manifestación de energías sutiles e invisibles. Buscamos dotar a nuestros vinos de estas energías; son vinos vivos, que se transforman cada vez que te acercas a la copa.

 

Enólogo

Proveniente de una familia antiguamente asociada al mundo del vino y las parras, Alvaro Espinoza tiene una trayectoria que lo ha hecho convertirse en uno de los actores principales de la escena orgánica y biodinámica en Chile. Además, ha participado de la palestra de los productores más destacados a nivel nacional, ganándose publicaciones en medios especializados de países extranjeros.

Formado en la Universidad Católica de Chile y con estudios superiores en Bordeaux, Francia, la carrera de Alvaro se asentó  rápidamente en Maipo, al encabezar el equipo enológico de Viña Carmen. Todo esto en los años donde se embotellaban los primeros Carmenere en Chile. Una temporada en Mendocino (California) lo hizo tomar una perspectiva más seria sobre el enfoque orgánico, aprendiendo también las ideas de Steiner sobre la agricultura biodinámica.

California ya era uno de los principales productores del mundo, vanguardistas en agricultura organica. Allí conoció a los líderes del movimiento. Entre ellos Alan York, consultor internacional que lo vendría a ayudar después para desarrollar Antiyal.

En 1996 plantan media hectárea junto a su mujer Marina en Huelquén, Maipo Alto, donde cultivan Cabernet sauvignon. Nace así Antiyal en su primera cosecha 1998.

Hoy en día es consultor enológico en otros proyectos, pero dedica gran parte de su tiempo a sus vinos personales y a sus viñas. Los vinos que hace buscan la honestidad, la expresión de un lugar y el equilibrio, concepto primario en la naturaleza.

Sus vinos siempre han estados ligados a la calidad y su carrera ha inspirado cambios en la forma de producir uvas y hacer vinos en Chile. Esto lo llevo a que sus pares del mundo lo eligieran entre los 30 más influyentes para un artículo de la revista inglesa Decanter en 2015.

VISÍTANOS

TOURS PRIVADOS, DEGUSTACIONES JUNTO AL ENÓLOGO, PICNIC EN LA VIÑA, EVENTOS, MATRIMONIOS.

MARINA@ANTIYAL.COM  CLEMENTE@ANTIYAL.COM

 
 

CONTÁCTANOS

El Escorial #21A, Paine, RM, Chile.

marina@antiyal.com

 

Tel: +56984519816